Against Modern Cycling - La primera bicicleta profesional de Armstrong

Against Modern Cycling - La primera bicicleta profesional de Armstrong

 

Todo en la vida tiene múltiples perspectivas desde las que se puede ver, y la trayectoria de Lance Armstrong no es una excepción. En esta nueva entrega de Against Modern Cycling, nos acercaremos a los primeros años de carrera del controvertido norteamericano, cuando realmente "molaba", con su primera bicicleta de profesional, que nos llega de la mano de la bonita tienda Antique Cicles.

El tejano, de tatarabuelo noruego por parte de padre, nació Lance Edward Gunderson hasta que sus padres se separaron cuando él tenía dos años y acogió el apellido de la nueva pareja de su madre, con quien siempre le ha unido un fuerte vínculo. Rápidamente destacó como un potente triatleta, modalidad con la que llegó a lograr campeonatos nacionales profesionales con 18 y 19 años, pero no tardó en decantarse por el ciclismo: sus primeros años los hizo encima de esta Eddy Merckx, del equipo Motorola.

  

A principios del año 1992 ya estuvo en concentraciones del equipo y usaba su bicicleta, pero Armstrong no pasó a del todo al profesionalismo hasta finales de la temporada 1992, puesto que quería conservar su condición de amateur hasta agosto para poder participar en los Juegos Olímpicos de Barcelona, donde "quería y creía que debía ganar" pero acabó en 12ª posición. Unos días después debutó en primera línea en la Clásica de San Sebastián, en un día lluvioso donde entró… el último en meta. Siempre orgulloso, el norteamericano se prometió ganar algún día la carrera y lo logró el año 1995.

Y es que el Armstrong de sus primeros años, antes de que el un cáncer testicular cambiara por completo su vida, era un corredor potentísimo, mucho más corpulento que el que se hizo mundialmente famoso arrollando los grandes puertos y las cronos, con claro perfil de clasicómano.

No tardó en demostrarlo en su primera temporada entera como profesional: ganó una etapa del Tour de Francia y, a finales de año, se convirtió en el campeón del mundo de fondo en ruta más joven de la historia. En Oslo, en otro día de perros, hizo toda la última vuelta en solitario para aúparse con la victoria, que le subiría al podio junto a nada menos que Miguel Indurain, que ganó el sprint del grupo perseguidor y se llevó la plata. Tenía 22 años acabados de hacer.

  

La temporada en que Armstrong lució el arcoiris, 1994, fue la última en que el Motorola usó las bicicletas de la fábrica del mito Eddy Merckx, universalmente catalogado como el mejor ciclista de todos los tiempos, y que empezó a comercializar en 1980, dos años después de su retirada. Su hijo Axel debutó como profesional también sobre sus bicicletas, como corredor a prueba del mismo Motorola en 1993, pero al año siguiente ya empezó en Telekom una trayectoria que, curiosamente, acabó incluyendo un logro que su padre nunca consiguió: una medalla olímpica, bronce en Atenas 2004.

Quedando segundo en la Lieja-Bastogne-Lieja tras Evgeni Berzin, el norteamericano demostraba no ser una flor de un día, en una trayectoria que no paró de crecer yendo a más (ganador de la Flecha Valona, segundo en la París-Niza y de nuevo en Lieja en 1996) hasta que el cáncer le tuvo un año parado cuando había fichado por Cofidis. Posteriormente volvió con el maillot del nuevo US Postal, y lo que vino con él es mundialmente conocido: los siete Tours de Francia consecutivos, la opacidad, las denuncias, y luego la entrevista con Oprah Winfrey donde enumeró el EPO, las transfusiones de sangre, la hormona del crecimiento y los demás métodos prohibidos que usó en esa época.

  

Sin embargo, de él queda su figura, su ímpetu, su revolución de la indústria del ciclismo en Estados Unidos y su fundación para la lucha contra el cáncer, Livestrong, la de las famosos pulseritas amarillas que todavía hoy hay quien la lleva. Y es que, como reza su actual foto de perfil en Twitter: “That was then. This is now”. Y en el presente, Armstrong sigue teniendo su papel e influencia.

 

Más de la serie #AgainstModernCycling de VOLATA:

Against Modern Cycling - Motobécane de Pedro Muñoz

Against Modern Cycling - Zeus del Super Ser

Artículos relacionados

Against Modern Cycling - Las 65 bicicletas de Battaglin en su regreso al acero

Against Modern Cycling - Las 65 bicicletas de Battaglin en su regreso al acero

Giovanni Battaglin es uno de los tres únicos ciclistas de la historia, junto a Eddy Merckx y Alberto Contador, que han logrado ganar el Giro d'Italia y la Vuelta a España el mismo año. El italiano, que desde su retirada se ha dedicado a la fabricación de bicicletas, ha lanzado una línea única de bicicletas de acero para celebrar su 65º aniversario.

El honor de llegar el ltimo

El honor de llegar el ltimo

Entre 1946 y 1951, el último clasificado del Giro ganaba la maglia nera y un puñado de liras. Durante casi una década, diferentes ciclistas se convirtieron en maestros en el arte de cruzar la llegada cuando los demás ya descansaban en sus camas. En este artículo descubrimos, entre otras cosas, que entre ellos estaba Nani Pinarello.

Una pincelada de sombras qatares

Una pincelada de sombras qatares

El Mundial de ciclismo que se está disputando esta semana en Doha (Qatar) sigue con la amplia lista de grandes eventos deportivos que se seguirán disputando en un país pintando a golpe de talonario con muchos más sombras de las humanamente aceptables