Aprender a hacer ciclismo

Aprender a hacer ciclismo

 

–Adam, ¿puedes llamarme?
–No soy Adam, soy Simon. Ahora le digo que te llame.
–Te estaba tomando el pelo. Llámame.

Tras este intercambio de mensajes con su director Matthew White, el joven Simon Yates supo que debutaba en el Tour de Francia. Acababa de ser tercero en el campeonato británico y quedaba una semana para la carrera. Así lo explica en su blog en la web de Sky Sports.

Simon tiene 21 años y es neoprofesional. El 29 de abril se rompió la clavícula en una caída en la Vuelta a Turquía, por lo que llegó a la salida de Leeds con solamente seis días de competición de recuperación posteriores a la lesión. Sin embargo, en la octava etapa, primera de media montaña en los Vosgos, el joven británico ya se ha mostrado. En un exigente contraataque logró alcanzar la fuga del día, donde el ganador de la etapa Biel Kadri y el ya veterano Sylvain Chavanel fueron superiores en cuanto empezaron las hostilidades. Pero ha sido una buena primera carta de presentación ante el gran público.

Simon tiene un hermano gemelo, Adam, que corre con él en el Orica-GreenEDGE. En aquella Vuelta a Turquía, Adam, que también se estrena entre los profesionales esta temporada, sorprendió ganando la general de forma brillante tras imponerse en la segunda llegada en alto. Posteriormente fue quinto en el Tour de California y sexto en el Dauphiné, carreras todas ellas de nivel mundial. Una solidez increíble para alguien tan joven.

Junto a ellos se incorporó este año a la disciplina del equipo aussie el colombiano Esteban Chaves (24 años), todo un ganador del Tour del Porvenir que ya suma dos victorias de postín: levantó los brazos en llegadas en alto del Tour de California y la Vuelta a Suiza. Pero en Orica no quieren correr. “Para este año el plan es ir aprendiendo, tanto ellos, los ciclistas en la carretera; como nosotros, la dirección, en el planteamiento, de cómo se puede llevar una carrera 

pensando en la general. Y luego no obsesionarnos tanto en los resultados como en hacer ciclismo”, remarca Neil Stephens, también director del equipo, cuando tuvimos ocasión de hablar con él en la salida de la etapa reina de "La Volta" a Cataluña.

Desde su nacimiento en 2012, el equipo Orica-GreenEDGE es un habitual en las quinielas tanto de sprints como de clásicas, y tienen algunos de los mejores cazaetapas del pelotón en la plantilla. Pero la ambición de competir clasificaciones generales en las pruebas por etapas es algo nuevo. “Hasta ahora hemos empezado buscando ganar etapas. Las vueltas por etapas las veíamos más bien como una serie de carreras de un día: ya habrá visto mucha gente que un día intentamos ganar y en el siguiente estamos todos en el 'grupetto', para luego intentar ganar... cosas así”, relata Stephens.

Sin embargo, el ex-ciclista australiano, ahora afincado en Oiartzun, sí adelanta un objetivo: “Un miramiento que tengo es tener este año un ciclista entre los diez primeros de la Vuelta a España. Estaremos en la línea de salida con tres ciclistas que creemos capaces de hacerlo: el mismo Estaban Chaves, que está formándose después de prácticamente un año sin competir [una complicada lesión ósea en el brazo le tuvo casi toda la pasada campaña sin correr], Ivan Santaromita y Cameron Meyer. Todavía falta pero con esos tres pensamos ir allí. Creo que habrá apoyo entre ellos y por lo menos lo intentaremos”, zanja convencido.

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados

Un da en las carreras

Un da en las carreras

Pello Bilbao (Astana) no va a disputar la contrareloj con posibilidades de ganar pero tiene órdenes de equipo claras. El fotógrafo Javier Martínez de la Puente lo siguió durante la etapa entre el Circuito de Navarra y Logroño en La Vuelta 2017.

En la mente de un esprnter

En la mente de un esprnter

En este contexto polémica en el Tour de Francia por la expulsión de Peter Sagan a causa de la caída que acabó con el abandono de Mark Cavendish, nos adentramos en las sensaciones desde dentro del pelotón en una llegada masiva con este artículo de ex ciclista Koldo Fernández de Larrea, que nos sirve de adelanto de nuestro nuevo número

Retales del Infierno del Norte

Retales del Infierno del Norte

…o del sur, depende desde dónde se mire. Si vivir en Holanda tiene alguna ventaja, ésta es la de estar a tan solo unas tres o cuatro horas de distancia de la mayoría de las Clásicas. Y eso es una oportunidad que ningún amante del ciclismo puede dejar escapar.