Huy, la subida de las capillas

Huy, la subida de las capillas

En la jornada en que se disputa la Flecha Valona, rescatamos la sexta entrega de la sección "Lugares" de nuestra revista, donde profundizamos en la localidad que alberga la meta de la segunda gran carreras de la semana de clásicas de cotas y su reconocido muro final a través del texto de Javier Gilbert y la ilustración de Enric Adell. Un lugar de pereginaje donde también los ciclistas pasan su particular vía crucis cada mes de abril.

Huy es una pequeña localidad ubicada en la región valona de Bélgica, a mitad de camino entre las ciudades de Lieja y Namur. En el mundo del ciclismo, el municipio es mayormente conocido por el terrible muro que acoge desde 1983 el final de la Flecha Valona, una clásica encajonada en el tríptico de las Ardenas.

Tras treinta y tres ediciones disputadas, desde que se incluye el final en Huy, corredores italianos se han alzado con la victoria un tercio de las veces. Aunque es desde el año 2012 cuando el muro de Huy guarda consigo un sabor español tras las victorias de Joaquim Rodríguez, Dani Moreno y Alejandro Valverde, este último por partida doble, que han dejado huella con las habilidades escaladoras y explosivas de los corredores de esta generación. En la pasada edición del Tour de Francia, la organización decidió también incluir la pared de Huy en el final de la tercera etapa, donde el corredor catalán del equipo Katusha volvió a levantar los brazos.

El popular Mur d’Huy tiene en realidad como nombre oficial Chemin des Capelles por las seis capillas que se distribuyen a lo largo de la ascensión. Son unos humildes porches de apenas dos metros cuadrados con una imagen de la Virgen en su interior, por lo que cabe andar atento si uno desea apreciarlas por la televisión y entre la multitud en la subida anual al muro. Ya en la cima, junto a la meta situada a 204 metros de altitud, se erige la iglesia de Nuestra Señora de La Sarthe, originalmente una capilla —que sería la séptima— construida a principios del siglo XVI y transformada ciento veinte años después en santuario mariano tras varios testimonios de milagros obrados en aquel lugar.

A mediados del siglo XIX, los dominicos se asentaron allí y levantaron un monasterio. Tras la Segunda Guerra Mundial, se designó a George Pire —conocido como Dominique Pire tras el cambio de nombre en honor a la orden a la que pertenecía— como capellán de esta iglesia de Huy. El dominico belga fue galardonado en 1958 con el Premio Nobel de la Paz por su labor social tras haber atendido a millares de desplazados a consecuencia del devastador conflicto bélico en Europa.

En la actualidad, el camino de las capillas de Huy es el punto culminante del peregrinaje a Nuestra Señora de la Sarthe de cada 15 de agosto, en la festividad de la Virgen de la Asunción. Se trata de un cortejo, como los que se ven en Sevilla por Semana Santa, que acompaña a la Virgen por las rampas del muro que aún conserva en el asfalto el nombre de algún ídolo ciclista fruto de las pintadas de los aficionados.

 Desde hace más de treinta años, la Flecha Valona conduce al pelotón ciclista a realizar su particular procesión cada mes de abril por el camino de las capillas, 1 300 metros a un 10% de desnivel en lo que llaman el kilómetro más largo y emocionante de la temporada ciclista convertido en tres minutos de intenso vía crucis para las piernas del ciclista con el objetivo de alcanzar la cima, un lugar de paz y reposo junto al santuario de Nuestra Señora de La Sarthe.

 

Artículos relacionados

Un da en las carreras

Un da en las carreras

Pello Bilbao (Astana) no va a disputar la contrareloj con posibilidades de ganar pero tiene órdenes de equipo claras. El fotógrafo Javier Martínez de la Puente lo siguió durante la etapa entre el Circuito de Navarra y Logroño en La Vuelta 2017.

En la mente de un esprnter

En la mente de un esprnter

En este contexto polémica en el Tour de Francia por la expulsión de Peter Sagan a causa de la caída que acabó con el abandono de Mark Cavendish, nos adentramos en las sensaciones desde dentro del pelotón en una llegada masiva con este artículo de ex ciclista Koldo Fernández de Larrea, que nos sirve de adelanto de nuestro nuevo número

Retales del Infierno del Norte

Retales del Infierno del Norte

…o del sur, depende desde dónde se mire. Si vivir en Holanda tiene alguna ventaja, ésta es la de estar a tan solo unas tres o cuatro horas de distancia de la mayoría de las Clásicas. Y eso es una oportunidad que ningún amante del ciclismo puede dejar escapar.