Sweet home on a-Garmin

Sweet home on a-Garmin

Si algún día, paseando por la noche de Girona, cuando todo parece apagado, se escucha algo de música desde las casas del barrio antiguo, no tiene por qué culparse a los padres que dejan a su patoso hijo practicar con el instrumento de turno hasta demasiado tarde. Perfectamente pueden tratarse de Nathan Haas y Jack Bauer, dos ciclistas profesionales en el equipo Garmin-Sharp, que se juntan de vez en cuando para hacer música, su pasión junto a la bici. “Y suenan bien”, exclama su jovencísimo compañero de equipo Lachlan Morton cuando Haas lo explica en un plató SBS, la televisión pública australiana. Morton viste en aquel programa con pantalones de pitillo y una extravagante camiseta llena de caras de gatos. Sumado a su peinado y bigote, perfectamente podría acabar de salir de un concierto de Vetusta Morla. Y continúa: “Siento envidia, la verdad. Si yo supiera tocar como ellos, también lo haría”.

Y no es de extrañar que le agrade, porque allí hay talento. Haas toca el saxo, la guitarra y algo de piano, además de tener una voz más que notable. Por su parte, Bauer es bajista. En Nueva Zelanda tenía un cuarteto de rock con un EP y el culo pelado en tocar por locales de la zona de Otago, donde fue la universidad, llamado Dream Farm. Antes de la universidad, donde se sacó el título en Educación Física, Bauer no había pisado nunca una clase. Igual que a todos sus hermanos, sus padres decidieron no escolarizarle y enseñarle en casa.

Este es un pequeño ejemplo de las fuertes personalidades que se esconden tras cada uno de los miembros del equipo ciclista Garmin-Sharp, con sede en Boulder (Colorado, Estados Unidos) pero con sus principales instalaciones a nivel

deportivo en Girona. Juntos hacen un grupo humano que trasciende lo propiamente entendido como un conjunto deportivo, todo ello dirigido por el histriónico ex-ciclista Jonathan Vaughters.

Haas tiene una canción del equipo, versionando el “Sweet home Alabama” de los Lynyrd Skynyrd. Imaginando el ritmo del estribillo original, dice así: “Sweet home on a Garmin / where the boys on argyle blue” (“dulce hogar, en Garmin, donde están los chicos de rombos azules”: una referencia al diseño del maillot del equipo). Una canción que nos sirve de hilo conductor para indagar en el mundo de los Garmin. La historia completa se puede encontrar en el VOLATA #1, en un reportaje de Isaac Vilalta y Albert Rabadan encuadrado en el especial sobre Girona.

 

"Quirky director on its JV
started the team back in 03
choses teams just like on Moneyball
but is it Brad Pitt or Jonnah Hill? It's hard to tell...

Sweet home on a-Garmin
where the guys on argyle blue
Sweet home on a-Garmin
Drug test us anytime, please do!"

 

Artículos relacionados

Un da en las carreras

Un da en las carreras

Pello Bilbao (Astana) no va a disputar la contrareloj con posibilidades de ganar pero tiene órdenes de equipo claras. El fotógrafo Javier Martínez de la Puente lo siguió durante la etapa entre el Circuito de Navarra y Logroño en La Vuelta 2017.

En la mente de un esprnter

En la mente de un esprnter

En este contexto polémica en el Tour de Francia por la expulsión de Peter Sagan a causa de la caída que acabó con el abandono de Mark Cavendish, nos adentramos en las sensaciones desde dentro del pelotón en una llegada masiva con este artículo de ex ciclista Koldo Fernández de Larrea, que nos sirve de adelanto de nuestro nuevo número

Retales del Infierno del Norte

Retales del Infierno del Norte

…o del sur, depende desde dónde se mire. Si vivir en Holanda tiene alguna ventaja, ésta es la de estar a tan solo unas tres o cuatro horas de distancia de la mayoría de las Clásicas. Y eso es una oportunidad que ningún amante del ciclismo puede dejar escapar.