Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Tibidabo Hill Climb Vol. II: cuesta arriba

SUSCRÍBETE

Olga Àbalos | 08 Dec 2014

Tibidabo Hill Climb Vol. II: cuesta arriba

Tibidabo Hill Climb Vol. II: cuesta arriba

Compartir

El pasado sábado 29 de noviembre se disputó la segunda edición de la Tibidabo Hill Climb, una cronoescalada con bicicletas de piñón fijo exigente como pocas. Quizás sea el Tibidabo una de las montañas con más solera entre el mundillo ciclista que se mueve por la zona de Barcelona. Con rampas hasta el 13%, sus cuestas són ideales para entrenamientos de cierta dureza o simplemente para gozar de una subida con buen asfalto con unas magníficas vistas finales sobre la ciudad de Barcelona. 

Desgraciadamente, el día de esta competición organizada por Terrassa Fixed, Two Wheels Fuel 4 Life y Raw Cycling Magazine (RCM), el frío y la lluvia no permitieron a los corredores y corredoras que tomaron la salida recrearse con el paisaje. Aún así, hasta 72 participantes de los 110 inscritos - según informa RCM - se atrevieron con este recorrido serpenteante de 5,41 km y un desnivel de 320 m que partía de l'Avenida de Vallvidrera, pasaba por Peu de Funicular y Vallvidrera y terminaba pasada la Torre de Collserola, en la zona del Turó de la Vilana a más de 445,4 metros sobre el nivel del mar. A diferencia de la primera edición, esta vez se instauró una categoría "free-ride" en la que se podía participar con cualquier tipo de bicicleta, lo que contribuyó a que fuera una carrera mucho más popular y variada.

En categoría Ultra, el ganador fue Ibon Zugasti con un tiempo de 12'06''; en categoría Medium, Albert Sanz de Mesa consiguió el primer lugar con 14'24''. En chicas, la subida más rápida la consiguió Sandra Jordà con 16'18''. Y en la categoría "free-ride", fue Juan Antonio Rodríguez el que logró hacerse con la victoria con 14'15''. Podéis consultar el resto de clasificados en la web oficial de la carrera

Os dejamos con la crónica visual de la competición con fotografías de Brazo de Hierro. Gracias a Raw Cycling Magazine