Un salto reivindicativo: #BunnyHopThePatriarchy

SUSCRÍBETE

Isaac Vilalta | 07 Feb 2018

Un salto reivindicativo: #BunnyHopThePatriarchy

Un salto reivindicativo: #BunnyHopThePatriarchy

Compartir

Sven Nys, el mito del ciclocross retirado hace poco más de un año, fue el auténtico innovador. Un revolucionario. O quizá tendríamos que matizar esta afirmación. Veremos. Estamos hablando del bunnyhop, la técnica importada del mountain bike y que permite superar los obstáculos del ciclocross con un cuidadoso salto: primero la rueda de delante y después la trasera. Lo hemos visto repetidamente este fin de semana en el Mundial de Limburg, en Holanda. En hombres y mujeres. Mujeres. Como reivindican en este vídeo de RAPHA, Pauline Ferrand-Prévot y Ellen Noble.

Helen Noble, en el transcurso de la Copa del Mundo de Ciclocross de Namur

 

Pero volvamos a Nys. El Caníbal de la tierra no defiende exactamente la tesis que le eleva al nivel de un innovador o revolucionario. Sería más preciso hablar de "perfeccionista". Así lo recogíamos en el número 9 de VOLATA, un especial Tierra sobre ciclismo off-road:

Su triunfo en el estadio olímpico de Múnich (Mundial sub-23) significó un hito en la evolución técnica del ciclocrós. Nys marcó la diferencia al ser el único que pasaba por encima de los obstáculos saltando. Fue su marca personal, algo que por aquel entonces se calificó como revolucionario. "En realidad había algunos más que lograban hacer esos saltos”, matiza Nys. “Sin embargo ellos tocaban los obstáculos y perdían así velocidad. Yo fui el primero en saltar volando con un movimiento fluido, y eso me daba una ventaja considerable". Un apunte: el por entonces entrenador de la federación belga Eric De Vlaeminck prohibió a Nys saltar de ese modo durante el entrenamiento. "Fue para maximizar el efecto sorpresa –recuerda-. De hecho no era tan difícil. Como cualquier otro chico, lo aprendí en la calle. Este truco me permitió cosechar muchos éxitos pero ahora es de lo más normal; casi todos los jóvenes hacen lo mismo, lo han copiado y lo han perfeccionado".

La francesa Pauline Ferrand-Prévot, en la misma prueba de Namur 2017

 

Como dice Nys, en la actualidad esta técnica ya está muy extendida y normalizada. Pero hay voces críticas. Pauline Ferrand-Prévot y Ellen Noble -dos de las ciclistas más importantes del momento. La francesa ha sido campeona del mundo en mountain bike y ciclocross- ponen en valor que ellas también pueden. Ferrand-Prévot fue la pionera del bunnyhop y sostiene con un lacónico que "on peut y arriver", es decir, "podemos hacerlo". Es por eso que defiende que no necesitan barreras más pequeñas que los hombres.

Noble, más joven, se ha inspirado en la tricampeona mundial y explica en este vídeo cómo en una prueba de la Copa del Mundo las dos lo hablaron. No son dos lunáticas ingenuas, saben que entre el deporte masculino y el femenino hay diferencias, pero justamente reivindican que hay matices que son reales y palpables y otros que no lo son; que no hace falta añadir diferencias artificiales, que pasan de compasión y de menosprecio, y que saltan por encima del patriarcado.

Los obstáculos, las barreras de género, se merecen, como reza su hashtag, un #BunnyHopThePatriarchy.