Vía París. Etapa 21: Sèvres - Grand Paris Seine Ouest - Paris Champs-Élysées

Vía París. Etapa 21: Sèvres - Grand Paris Seine Ouest - Paris Champs-Élysées

Marcha triunfal en honor del ganador, pero también homenaje a todos los supervivientes de la carrera. En las últimas vueltas a los Champs-Élysées la competitividad reaparecerá con fuerza y veremos una resolución al sprint… si no hay sorpresa.

Apuesta conservadora: André Greipel.
Apuesta arriesgada: Peter Sagan… sorprendiendo antes del sprint.

 

París es una y mil cosas, de las más tópicas y cursis a las más exquisitas, de las más idealizadas a las más prosaicas. Fue una inmensa playa bajo los adoquines y hervidero de muchas revoluciones, es campo de batalla recurrente de múltiples desigualdades y escenario de demasiados terrores y sinsentidos contemporáneos. París es esa ciudad que se despierta a las cinco de la mañana en la canción de Jacques Dutronc y que parece que no duerme según un puñado más; también es la caja de resonancia de algunas de las películas preferidas de quien les escribe y el cliché pegajoso de muchísimas otras. 

París no se acaba nunca, como bien sabía Hemingway y nos recordó Vila-Matas, y también es un pozo sin fin para el ciclismo, para el Tour de Francia, alfa y omega histórico de una carrera que sacude la ciudad un domingo de finales de julio. Al día siguiente, la prueba se retira a sus cuarteles de invierno a cocinar la próxima edición y la ciudad se sume en su letargo estival, se convierte en una urbe sin apenas parisinos y tomada por los turistas. 
París significa, también en clave Tour, una selecta media docena de nombres que desafiaron con éxito la dictadura del sprint, los Meslet, Knetemann, Hinault, Pierce, Seigneur y Vinokourov, y, por supuesto, LeMond birlándole el Tour a Fignon mediante una contrarreloj que no se ha vuelto a situar en el último día de carrera. París, en fin, es ese espectro desenfocado que aparece hoy ante nuestros ojos cansados, y el golpe de gracia a una carrera a la que volveremos de aquí ya menos de un año, con la mirada limpia y la ilusión de un niño.

 

 

 

Artículos relacionados

Retales del Infierno del Norte

Retales del Infierno del Norte

…o del sur, depende desde dónde se mire. Si vivir en Holanda tiene alguna ventaja, ésta es la de estar a tan solo unas tres o cuatro horas de distancia de la mayoría de las Clásicas. Y eso es una oportunidad que ningún amante del ciclismo puede dejar escapar.

 

El blog de Cortina - La hora de morder el polvo

El blog de Cortina - La hora de morder el polvo

Iván García Cortina (Gijón, 1995) ya ha empezado su temporada de debut en el WorldTour con el equipo Bahrain-Merida, y en la segunda entrega de su blog en VOLATA nos explica sus primeras experiencias en las clásicas belgas que tanto le apasionan y donde ha podido vivir de primera mano el sufrimiento que llevan consigo

Adam Hansen y el Himalaya

Adam Hansen y el Himalaya

Hay muchas sitios diferentes donde prepararse para una gran vuelta. La mayoría de ciclistas con altas aspiraciones optan por concentraciones en altura. Ahora bien, todos en bici. ¿Todos? En una entrevista con VOLATA, el intrépido Adam Hansen nos explica que esto puede ser diferente, a través de su experiencia y sus planes para el Himalaya