Vía París. Etapa 4: Seraing - Cambrai

Vía París. Etapa 4: Seraing - Cambrai

Al cuarto día llegó el pavés. Si la segunda etapa ya demostró que en un recorrido llano a más de uno se le puede complicar el Tour si está aderezado con viento, lluvia y nervios, siete tramos de adoquín pueden poner patas arriba la carrera. El año pasado aquí Nibali pegó un bocado a la prueba; hoy no parece que vaya a llover, pero la etapa es más larga.


Apuesta conservadora: John Degenkolb
Apuesta arriesgada: Jens Debusschere

Si ayer la carrera emulaba a la Flecha Valona, hoy es el turno de otra clásica. Mucho mejor todavía, hoy el Tour sabe ni más ni menos que a Paris-Roubaix. Si el infierno del norte se corre de sur a norte, esta vez se llegará a los tramos de adoquín partiendo del noreste, del círculo industrial de Lieja que mencionábamos ayer. Por el camino, una subida a la Citadelle de Namur cuya majestuosidad domina desde arriba el parlamento valón; ya en Francia, al cabo de un rato, y también dentro del campo semántico fortificaciones, la carrera circulará junto a Le Quesnoy. Esta hermosa villa amurallada tiene un vínculo insólito con el ciclismo.

Bajo su mismo nombre, Jean-Marie Leblanc, el que fue director del Tour de Francia del 1989 al 2006, publicó un libro de temática a priori insospechada para un ex corredor y gestor deportivo: un tratado acerca de la huella de Vauban (1633-1707), ingeniero militar y mariscal de Francia, en el paisaje de Le Quesnoy y cercanías, el Avesnois, con sus bosques caducifolios, sus molinos, sus riachuelos serpenteantes. Leblanc creció cerca de aquí, en Fontaine-au-Bois, y parece que algo de relato biográfico, con sus primeros recuerdos a pedales, acompaña el texto. Un tipo curioso, Leblanc, sin duda, que como ciclista –la ocasión bien merece investigarlo un poco- posee una hoja de servicios muy modesta: fue profesional durante solamente cinco años, gregario en ocasiones de Jan Janssen, y ganó una etapa de la Vuelta a Portugal como mérito individual más destacado. Una prueba más que, congratulémonos, lo relevante bien puede ocurrirle a uno en segundas y terceras oportunidades.


 

Mañana: etapa quinta entre Arras Communauté Urbaine y Amiens Métropole, de 189,5 km

Artículos relacionados

Retales del Infierno del Norte

Retales del Infierno del Norte

…o del sur, depende desde dónde se mire. Si vivir en Holanda tiene alguna ventaja, ésta es la de estar a tan solo unas tres o cuatro horas de distancia de la mayoría de las Clásicas. Y eso es una oportunidad que ningún amante del ciclismo puede dejar escapar.

 

El blog de Cortina - La hora de morder el polvo

El blog de Cortina - La hora de morder el polvo

Iván García Cortina (Gijón, 1995) ya ha empezado su temporada de debut en el WorldTour con el equipo Bahrain-Merida, y en la segunda entrega de su blog en VOLATA nos explica sus primeras experiencias en las clásicas belgas que tanto le apasionan y donde ha podido vivir de primera mano el sufrimiento que llevan consigo

Adam Hansen y el Himalaya

Adam Hansen y el Himalaya

Hay muchas sitios diferentes donde prepararse para una gran vuelta. La mayoría de ciclistas con altas aspiraciones optan por concentraciones en altura. Ahora bien, todos en bici. ¿Todos? En una entrevista con VOLATA, el intrépido Adam Hansen nos explica que esto puede ser diferente, a través de su experiencia y sus planes para el Himalaya