Vía París. Etapa 6: Abbeville - Le Havre

Vía París. Etapa 6: Abbeville - Le Havre

El sexto día de carrera transcurrirá mayoritariamente pegado a la costa normanda. Esto garantiza dos cosas: un recorrido muy escénico y alta probabilidad de viento. La etapa se juzga en una zona ligeramente elevada de Le Havre, con lo que los sprinters puros cotizan ligeramente a la baja en relación al día anterior.


Apuesta conservadora: Peter Sagan
Apuesta arriesgada: Davide Cimolai

A quien durante la retransmisión de la etapa del domingo le llamaran la atención las imágenes del puerto de Rotterdam, hoy puede gozar de una panorámica similar cuando la carrera llegue a Le Havre. Aunque quizá no sea muy del gusto mayoritario, la vista aérea de una zona portuaria puede ser para algunas retinas un espectáculo fenomenal; en este sentido Le Havre no mueve el volumen que mueve Rotterdam, pero 1.100 hectáreas de dársenas no se ven cada día. Cómo no vincular, por cierto, este entorno y este topónimo con el todavía último largometraje de Aki Kaurismäki, su enésima demostración de depuración formal y conciencia de clase bien entendida.


Para compensar la anterior seudoapología feísta, nos podemos trasladar a la parte central de la etapa para contemplar un tipo de belleza de más consenso. Los acantilados más altos y más hermosos de Normandía, casi tan blancos como los White Cliffs de Dover y sin nada que envidiarles, se encuentran en los alrededores de Fécamp. Esta pequeña ciudad antaño llegó a ser el primer puerto de Francia en la pesca de merluza, pero hoy también vive dedicada al turismo. A los mencionados acantilados hay que añadir una playa estupenda, larga, ancha y blanca, cuyos peros los aborígenes mediterráneos se los empezaríamos a poner en el momento de meter la punta del pie en las frías aguas del canal de la Mancha. Si al espectador finolis Fécamp le parece que huele un poco a pescado en conserva, que siga la etapa una veintena más de kilómetros hasta llegar a Étretat, un poco más chic por la larga tradición de acogida de veraneantes parisinos y también con unos acantilados de célebres formas caprichosas. En este caso, sin embargo, se expondrá a que los de antes, los del puerto de Le Havre y de Kaurismäki, le llamemos postalero.

Mañana: séptima etapa entre Livarot y Fougères, de 190,5 km

Artículos relacionados

Un día en las carreras

Un día en las carreras

Pello Bilbao (Astana) no va a disputar la contrareloj con posibilidades de ganar pero tiene órdenes de equipo claras. El fotógrafo Javier Martínez de la Puente lo siguió durante la etapa entre el Circuito de Navarra y Logroño en La Vuelta 2017.

En la mente de un esprínter

En la mente de un esprínter

En este contexto polémica en el Tour de Francia por la expulsión de Peter Sagan a causa de la caída que acabó con el abandono de Mark Cavendish, nos adentramos en las sensaciones desde dentro del pelotón en una llegada masiva con este artículo de ex ciclista Koldo Fernández de Larrea, que nos sirve de adelanto de nuestro nuevo número

Retales del Infierno del Norte

Retales del Infierno del Norte

…o del sur, depende desde dónde se mire. Si vivir en Holanda tiene alguna ventaja, ésta es la de estar a tan solo unas tres o cuatro horas de distancia de la mayoría de las Clásicas. Y eso es una oportunidad que ningún amante del ciclismo puede dejar escapar.