En el nombre de Cancellara

En el nombre de Cancellara

Sigo esperando y no sé si la culpa es de twitter o de Radio Corsa. O de ninguno o de todos a la vez. Y sigo confundido, igual cómo he vivido la etapa de hoy del Giro. Sí, la del Gavia y el Stelvio. Por momentos, con tantas órdenes y contraórdenes que daban vuelcos a la carrera me parecía estar viendo un Gran Premio de Fórmula 1. Pero no. Era ciclismo. Y del bueno. Aunque las dudas no se iban.

He llamado a un buen amigo, un ex pro, Josep Jufré. A la vez, buen amigo de Cadel Evans. Si no ve la carrera –cómo era el caso hoy- siempre me pregunta “i com està el Cadel?”. En ese momento ya iba descolgado del grupo de la maglia rosa. “Oye, cuándo estás ahí dentro, cansado, con frío, con tensión... ¿cómo vives estos cambios de recorrido?”. “Bueno, no es habitual pero pasa. Y más si es en el Giro”. Me habla de una etapa –mala memoria, recuerdo difuso-, “una etapa de montaña en el Giro. Estábamos avisados, el tiempo era malo, hacía mucho frío. Subíamos un puerto largo, íbamos muy tranquilos, sin ataques y hablando entre nosotros. Cancellara dijo que había que parar y cambiarnos de ropa. Y sí, en un túnel largo, nos paramos todos, nos cambiamos y salimos secos. Y sin protestas”. Claro, al final el espectáculo lo ponen los que dan golpes de pedal y de riñón aunque no mandan porqué así está escrito ya de siempre -las cosas hay que cambiarlas-. Pero a veces pasa que hay un capo. Y Cancellara lo es. Cómo, a su manera, lo era Armstrong. Y antes algún otro había.

No obstante, no siempre hay jefe y no siempre se llega al consenso porqué hay intereses de unos que chocan contra los de otros. Muchas veces se decide sobre la marcha. Cuándo subes es más fácil hablar e intentar discutirlo incluso con los directores a pesar de que “en general te enteras poco de lo que pasa. Sí, te dicen algo por el pinganillo pero con el ruido, el viento, la tensión…”. Con capo es más fácil y hoy en el Giro, dentro y fuera del pelotón, han estado huérfanos porqué nadie ha asumido decisiones ni responsabilidades. 

¿Y la etapa? ¿La etapa? Bah, un etapón.

Artículos relacionados

Un salto reivindicativo: #BunnyHopThePatriarchy

Un salto reivindicativo: #BunnyHopThePatriarchy

Las ciclistas Pauline Ferrand-Prévot y Ellen Noble, dos de las ciclistas más importantes del momento, defienden que no necesitan barreras más pequeñas que los hombres. También pueden dominar el bunnyhop, la técnica de sortear obstáculos sin bajar de la bici en las carreras de ciclocross.

Amor al barro en Legazpi - Campeonatos de Espaa de Ciclocross 2018

Amor al barro en Legazpi - Campeonatos de Espaa de Ciclocross 2018

El pasado fin de semana, la ciudad guipuzcoana de Legazpi acogió los campeonatos nacionales de ciclocross que vieron como, en categoría élite, Aida Nuño conseguía su sexta victoria e Ismael Esteban, la segunda consecutiva. El fotógrafo Javier Martínez de la Puente lo documentó. 

Fro y pasin en Namur

Fro y pasin en Namur

Tomás Montes —alias Arriére du Pelotón— estubo en Namur asistiendo a la Copa del Mundo de ciclocross Namur 2017. Aquí la crónica visual de una carrera que ganó Wout Van Aert (Crelan-Charles), en categoria élite masculina, y Evie Richards (Trek / Great-Britain), en la femenina.