En el nombre de Cancellara

En el nombre de Cancellara

Sigo esperando y no sé si la culpa es de twitter o de Radio Corsa. O de ninguno o de todos a la vez. Y sigo confundido, igual cómo he vivido la etapa de hoy del Giro. Sí, la del Gavia y el Stelvio. Por momentos, con tantas órdenes y contraórdenes que daban vuelcos a la carrera me parecía estar viendo un Gran Premio de Fórmula 1. Pero no. Era ciclismo. Y del bueno. Aunque las dudas no se iban.

He llamado a un buen amigo, un ex pro, Josep Jufré. A la vez, buen amigo de Cadel Evans. Si no ve la carrera –cómo era el caso hoy- siempre me pregunta “i com està el Cadel?”. En ese momento ya iba descolgado del grupo de la maglia rosa. “Oye, cuándo estás ahí dentro, cansado, con frío, con tensión... ¿cómo vives estos cambios de recorrido?”. “Bueno, no es habitual pero pasa. Y más si es en el Giro”. Me habla de una etapa –mala memoria, recuerdo difuso-, “una etapa de montaña en el Giro. Estábamos avisados, el tiempo era malo, hacía mucho frío. Subíamos un puerto largo, íbamos muy tranquilos, sin ataques y hablando entre nosotros. Cancellara dijo que había que parar y cambiarnos de ropa. Y sí, en un túnel largo, nos paramos todos, nos cambiamos y salimos secos. Y sin protestas”. Claro, al final el espectáculo lo ponen los que dan golpes de pedal y de riñón aunque no mandan porqué así está escrito ya de siempre -las cosas hay que cambiarlas-. Pero a veces pasa que hay un capo. Y Cancellara lo es. Cómo, a su manera, lo era Armstrong. Y antes algún otro había.

No obstante, no siempre hay jefe y no siempre se llega al consenso porqué hay intereses de unos que chocan contra los de otros. Muchas veces se decide sobre la marcha. Cuándo subes es más fácil hablar e intentar discutirlo incluso con los directores a pesar de que “en general te enteras poco de lo que pasa. Sí, te dicen algo por el pinganillo pero con el ruido, el viento, la tensión…”. Con capo es más fácil y hoy en el Giro, dentro y fuera del pelotón, han estado huérfanos porqué nadie ha asumido decisiones ni responsabilidades. 

¿Y la etapa? ¿La etapa? Bah, un etapón.

Artículos relacionados

Retales del Infierno del Norte

Retales del Infierno del Norte

…o del sur, depende desde dónde se mire. Si vivir en Holanda tiene alguna ventaja, ésta es la de estar a tan solo unas tres o cuatro horas de distancia de la mayoría de las Clásicas. Y eso es una oportunidad que ningún amante del ciclismo puede dejar escapar.

 

El blog de Cortina - La hora de morder el polvo

El blog de Cortina - La hora de morder el polvo

Iván García Cortina (Gijón, 1995) ya ha empezado su temporada de debut en el WorldTour con el equipo Bahrain-Merida, y en la segunda entrega de su blog en VOLATA nos explica sus primeras experiencias en las clásicas belgas que tanto le apasionan y donde ha podido vivir de primera mano el sufrimiento que llevan consigo

Adam Hansen y el Himalaya

Adam Hansen y el Himalaya

Hay muchas sitios diferentes donde prepararse para una gran vuelta. La mayoría de ciclistas con altas aspiraciones optan por concentraciones en altura. Ahora bien, todos en bici. ¿Todos? En una entrevista con VOLATA, el intrépido Adam Hansen nos explica que esto puede ser diferente, a través de su experiencia y sus planes para el Himalaya