Rigo

Rigo

Rigoberto Urán, antioqueño de Urrao, a 2.000 metros de altitud, tiene desde ayer dos misiones. En realidad son dos caramelos que ya quisieran para sí muchos compatriotas suyos. La primera, es colectiva, ser el primer cafetero en llegar de rosa a Trieste, donde este año termina la ronda italiana. La segunda, personal, viene en forma de dedicatoria para su padre.

Urán empezó a dar pedales a los 14 años. Vestido de calle ganó una contrarreloj cuando aún no sabía lo qué era. Tres meses más tarde, su padre fue asesinado por los paramilitares. El ciclismo lo sacó del áspero entorno de Medellín y le llevó a Italia y poco después a Pamplona. Y al Sky. Y de ahí, al cielo. Bueno, eso si persiste, ya vestido del OPQS, en la nieve del Stelvio y el Gavia - el próximo martes 27 - y en las paredes del Zoncolán - sábado 31 -. Y sobre todo a los embistes de un australiano –Evans-, un polaco –Majka-, un italiano – Pozzovivo- y otro escarabajo –Nairo-. Le queda una semana.

Por experiencia Urán es el mayor de la clase de un curso de oro con Nairo, Betancur, Duarte, Henao, Atapuma, Anacona o Arredondo. Hace 25 años, Fabio Parra y Lucho Herrera les dejaron deberes por hacer. Lo intentó otro antioqueño, Santiago Botero, abandonado a una generación perdida. Ahora, el ciclismo anda perdido en saldar la deuda con los colombianos, así en general, o con Urán en particular –¡ay, ese despiste en los Juegos de Londres!-. Todo empezó con una crono. Y una crono le puede valer para cerrar el círculo.

 

 

 

 

Artículos relacionados

Un da en las carreras

Un da en las carreras

Pello Bilbao (Astana) no va a disputar la contrareloj con posibilidades de ganar pero tiene órdenes de equipo claras. El fotógrafo Javier Martínez de la Puente lo siguió durante la etapa entre el Circuito de Navarra y Logroño en La Vuelta 2017.

En la mente de un esprnter

En la mente de un esprnter

En este contexto polémica en el Tour de Francia por la expulsión de Peter Sagan a causa de la caída que acabó con el abandono de Mark Cavendish, nos adentramos en las sensaciones desde dentro del pelotón en una llegada masiva con este artículo de ex ciclista Koldo Fernández de Larrea, que nos sirve de adelanto de nuestro nuevo número

Retales del Infierno del Norte

Retales del Infierno del Norte

…o del sur, depende desde dónde se mire. Si vivir en Holanda tiene alguna ventaja, ésta es la de estar a tan solo unas tres o cuatro horas de distancia de la mayoría de las Clásicas. Y eso es una oportunidad que ningún amante del ciclismo puede dejar escapar.